miércoles, 2 de agosto de 2017

Terremoto di lacrime,
dalla scogliera scendono giú
pietre di disperazione
che vanno a finire 
sull'azzurro mare
portate dalla corrente 
all'orizzonte.

M.L.
Anhelo el efímero tiempo 
de tu cigarrillo consumiéndose
entre tus labios,
mi existencia se apaga
entre las cenizas 
grises y rojizas,
el viento sopla y se las lleva,
polvo que envuelve
el elixir de una pareja
besándose.

M.L.

DESARRAIGO


Bilbao,
Siempre con nubes grises,
siempre con temperaturas frescas,
Indautxu me vio nacer
y allí yo vine al mundo
en un jueves lluvioso
caí en las manos de aquel ginecólogo prestigioso,
como una pluma,
apenas superando los dos kilos,
de mi madre necesitaba mimos,
quince días de incubadora,
entre algodones
y lágrimas a borbotones,
prematura ausencia maternal,
perturbadora, inquisidora,
crecí sin aprender a vivir,
me agarré a la existencia
en una ciudad
que no verá mi decadencia,
pues de ella mi futuro va a huir.

M.L.
Primigenio impulso,
te echo un pulso,
si me ganas,
yo me enfrentaré
a las batallas,
si pierdes,
a la sinrazón tú la atiendes.

M.L.
Todo escritor tiene un motor de su creatividad. El acto creador tiene misteriosas formas de aparecer, las musas son celosas y solo aparecen cuando ellas lo desean y a la mínima distracción te abandonan, no soportan la compañía de otras fuentes o pasiones. Y la mía, mi motor, mi musa, mi fuente, fue curiosamente la que más presente ha estado en mi vida, la tristeza.
— Blaster —Delirios de un corazón roto
Cuerpo y mente no van de la mano,
manías persecutorias,
mente que destruyes en vano,
la vida te liberará
de ser tú misma.
Huyes de tu cuerpo,
mente atrapada en el pasado,
como un atávico buque anclado,
el buque también será liberado,
el tiempo siempre llegará,
y todo se lo llevará.
El futuro te parará
y te liberará de tu prisión,
en la que rebota el eco
de una irracional destrucción.

M.L.


Sobre el fluido mar,
una lluvia de estrellas,
baña el horizonte.

M.L.



Palabras manchadas de sangre,
olvido que sanas las heridas,
encierra todo lo hiriente,
olvido, guerrero combatiente.

M.L.

Margarita dime,
me quiere,
no me quiere,
me quiere,
no me quiere,
ohhhh noooo
¡te deshojé!
desamor
sin respuesta,
maté tu impoluta
belleza.

M.L.


Idealización destronada,
sin corona de diamantes
tus espinas se clavan 
y de amor me dejas desheredada.

M.L.
Despejado cielo de nubes lacrimosas,
alma ahogada en naufragio anímico,
tormenta de decepciones,
no tengo ni excusas ni coherentes
explicaciones.
En el fondo marino 
no había peces de colores,
sino un frío abismo de perdones
que anhelo ver en un horizonte.

M.L.

Diferentes tonalidades
sobre un horizonte salado,
frescos pensamientos amanecen 
en un día de mañana soleada.

Mariposas en el estómago del enamorado,
pájaros en el pensamiento loco
de un sueño dorado
que no te rodea.

Atardecer inexistente en el alba,
llegará si esperamos con calma,
el atardecer forma parte de ese ciclo
que se despierta con un color
y puede acostarse de mal humor.

M.L.


La complejidad de la existencia humana,
viaja por un mundo variopinto,
pensando encontrar felicidad en forma de maná,
y se pierde en la sencillez de una vida,
repleta de caminos de ida, 
la vuelta está resuelta,
toda equivocación tiene solución.

M.L.