miércoles, 15 de junio de 2016

URTICARIA CRÓNICA AUTOINMUNE

Eres el sufrimiento que brota de lo más hondo,
ese dolor reprimido durante tanto tiempo,
convertido ahora en habones rojizos
¡cómo pican los cabrones, malditos!
Mi propio cuerpo
no puede más,
se ha hartado de
un espíritu
fuerte pero demasiado sensible,
acostumbrado a la lucha
sin tregua
día sí, día también
porque las emociones
son cotidianas sensaciones.
Alma hipersensible
la angustia te da alergia,
tómatelo con calma,
ahora tu dolor
traspasa los poros
de una pálida piel
manchada por la hiel,
ya todo el mundo te ve
muestras sin pudor
tus rojeces
te entiendo, ¡basta tanto dolor!,
has superado
el límite con creces.