domingo, 24 de enero de 2016

BEETHOVEN


Pocos compositores hay tan perfeccionistas como Ludwig Van Beethoven en la creación de sus obras musicales. Quizás no sea bueno seguir un camino tan exigente en la vida pero gracias a que él fue así, tan perfeccionista, podemos disfrutar de su maravillosa música.
Entre Mozart y Beethoven no sabría a quién elegir, los dos me transmiten emociones y sensaciones que se ajustan en cada momento perfectamente al estado de ánimo que tenga, y en base a ello elijo una u otra pieza, como un vestido hecho a medida se desliza por mi cuerpo acoplándose a cada una de mis curvas de manera exacta, sin dejar el menor rastro de que sobra o falta tela.
Y ahora como decía el mencionado Beethoven, "no rompamos el silencio, si no es para mejorarlo".