domingo, 26 de abril de 2015

RIFLESSIONI AI 40 ANNI /REFLEXIONES A LOS 40


ITALIANO

Compiere 40 anni mi ha fatto sottilizzare parecchio nei giorni scorsi sul percorso dell'esistenza. La vita é fatta per costruire e non per distruggere, abbiamo gli istinti e la ragione per controllarli. Da adolescenti, abbiamo un passato che già inizia a segnare il nostro carattere ed un presente vitale, un presente con l'intento di trastullarci protendosi davanti a noi come l'arcobaleno. Invece, con l'età adulta si fa palese la cascata di disillusione. 
Se da piccoli il vento é una giocherellona carezza, da adulti diventa uno schiaffo e bofonchiamo perché le nostre pettinature si corrugano.
Se da fanciulli la pioggia é un romantico gocciolio che ascoltiamo come musica di fondo mentre leggiamo o facciamo l'amore, da adulti diventa un fastidio tremendo, quasi una tragedia che ci impedisce di uscire di casa, nonnostanti gli ombrelli siano fatti  apposta proprio per uscire nei giorni di acqua...insomma i nostri occhi si sbiadiscono e la realtà é meno colorata. 
Il fatto stà che se nel presente non va costruito nulla, guardare al futuro sarà angosciante, perché non ci saranno motivazioni per viverlo, la sola esistenza sarebbe già sufficiente motivo ,d'accordo, però essendo consapevoli di dover partire da zero ogni giorno che ci svegliamo.


ESPAÑOL

Cumplir 40 años me ha hecho reflexionar bastante sobre algunos argumentos acerca del recorrido de la existencia. La vida está hecha para construir y no para destruir, tenemos los instintos y la razón para controlarlos. Cuando somos adolescentes, tenemos un pasado que ya comienza a marcar nuestro carácter y un presente que se nos abre como un abanico de colores con el objetivo de que nos divirtamos, para que vivamos intensamente emociones e ilusiones. En cambio, con la edad adulta, se constata la cascada de desilusiones.
Si de pequeños el viento es una juguetona caricia, cuando somos adultos se vuelve un tortazo y nos quejamos porque nos despeina.
Si de jovencitos, la lluvia es un romántico goteo que escuchamos como música de fondo mientras leemos o hacemos el amor, de adultos se vuelve una tragedia para salir de casa, a pesar de que los paraguas estén hechos a posta para los días lluviosos...en fin, nuestros ojos se van decolorando y la realidad pierde su vivacidad y colorido.
La conclusión es que si en el presente no hemos construido nada, mirar hacia el futuro será angustioso, porque no habrá suficientes motivos como para vivirlo, el sólo hecho de existir ya sería suficiente motivación, de acuerdo, pero siendo conscientes de tener que levantarnos cada día con el peso de tener que comenzar desde cero.

jueves, 16 de abril de 2015

EL PRECIO DE LA VIDA


La vida, al fin y al cabo, es un itinerario con punto de partida y destino final, que es el mismo para todos, aunque para algunos, más trágico que para otros, depende de las circunstancias, porque como decía Ortega y Gasset, somos "yo y mis circunstancias". No es lo mismo morir degollado como por desgracia les está tocando a algunos últimamente que morir sin dolor y rodeado de las personas que más te quieren, que al final de la vida, según dicen los más mayores, se pueden contar con los dedos de una mano, los verdaderos amigos.
Cuando era pequeña socialicé e interioricé una sociedad analógica, donde el roce hacía el cariño y nos comunicábamos con la gente que nos rodeaba. Ahora, en la nueva sociedad digital, virtual, la distancia ya no es el olvido, y el roce no hace al cariño, porque hay muy poco, de contacto con las personas cercanas físicamente. Es difícil vivir habiendo aprendido en la infancia unos valores que ya no existen. 
Pero supongo que hay cosas que nunca han cambiado ni cambiarán, el egoísmo, la envidia, el apego a las cosas materiales. La espiritualidad poco valor tiene, sobre todo en estos tiempos, se habla mucho de ella, porque la sociedad persigue en vano una felicidad que nadie ha visto, pero que todos abanderan con amplias sonrisas, con ideas como las de vivir el presente, el hoy, aquí y ahora, si piensan que ahí está la felicidad, "van daos", antes nos aferrábamos a un Dios, quizás existente, quizás inexistente, ahora la sociedad se empecina en no pensar más allá de lo que ve en ese momento, y lo único que hace es esconderse, ha sido y es una sociedad miedosa, y por ello, como lo de Dios está ya muy explotado, ahora no quieren ni pensar en lo que podría ser y mucho menos en mirar para atrás, para eso, "ni para coger carrerilla".
En fin, en la comuna de la humanidad de las caras sonrientes, mucha gente llora porque como decía Hobbes "el hombre es un lobo para el hombre". ¿Por qué para curarse de una enfermedad grave hay que ir a hacer tratamientos carísimos a Boston? si existe el tratamiento...¿por qué tiene que ser inaccesible para la mayoría de los bolsillos? Poner un precio a la vida no es precisamente un buen signo de humanidad.

sábado, 4 de abril de 2015

INQUIETANTE TRAMONTO



Il sole sposta con i raggi
dense nuvole di piombo,
il mare increspato, 
rispecchia i colori 
di un inquietante tramonto.

Texto: Mercedes Lázaro
Foto: L.B.