sábado, 15 de abril de 2017


Lívidos anímicos 
en un cadáver intacto,
sin un solo rasguño,
sin el menor rastro
del golpe de un puño.
Visión agudizada 
en una tiniebla 
que empaña la mirada.