jueves, 17 de septiembre de 2015

Carta a Cataluña, mi pareja de hecho.



Si Cataluña fuese mi pareja le dejaría una nota en la cocina:

Querida, si te quieres ir, vete, pero vete ya y déjame en paz, vete con tus libros, con tu historia de rancio abolengo, con tu idioma, con tu avaricia, que para ti siempre la "pela ha sido la pela", siempre pensando en el dinero, pues vete de una puñetera vez, coge la puerta y vete, pero si te vas, no vuelvas, segundas partes nunca fueron buenas. Me enamoré de ti y ahora te desprecio porque sólo me has enseñado los dientes, la rabia, la frustración, siempre te quejas de que no recibes, y tú te has preguntado ¿qué das y qué aportas a esta relación? seguro que saldrías con el temita de siempre, de la puta pela, todo por el cochino dinero, que es lo único que te ha importado desde que nos conocimos. Eres mezquina, pobre de mente, aunque rica de cultura, pero no de pasta querida, que no te has lucido tanto currando, y eso que te crees que trabajando eres superior...¿con los horarios que haces? anda guapa, que te gusta comer tarde, dormir la siesta, ir de fiesta como a la que más, y si puedes hacer 7 horas de trabajo no haces 12...no eres diferente de mí pero te lo tienes muy creído. Vete de una vez, vete aunque no sé dónde irás ni qué será de ti, pero ya no es problema mío, es tuyo. En esta casa no te quiero ni un sólo segundo más, coge tus bártulos y lárgate. Todo podía haber sido mucho más bonito, pero estás obsesionada con el puto pasado que te encadena y no te deja ser libre y vivir el presente, no soy yo la que te oprime sino tus obsesivos pensamientos, escupes rabia y yo ya no puedo más, me siento denigrada por ti, maltratada, y yo no tengo la culpa de que hayas tenido una dura infancia.  No voy a permitir que me sigas haciendo daño. Tenemos que cerrar la cuenta bancaria en común, está en números rojos, ya sabes, quita y no pon, se acaba el montón.

P.D. No hace falta que me contestes, sólo vete, pero si lo haces, hazlo en castellano, que estoy harta de hablarte en español y que tú respondas en catalán, sí lo sé, lo hablo y lo escribo y lo entiendo, pero desde luego que tú no has puesto de tu parte con las buenas maneras.  Deja las llaves de casa encima de esta nota y fuera.