lunes, 2 de julio de 2018

PINCELADAS SOBRE LA INMIGRACIÓN, ENTREVISTA A UNA MUJER DEL SENEGAL


Debajo de la piscina del pueblo de Sori, los bañantes y los que queremos aprovechar de la playa estos días de calor sofocante, encontramos la sombra y el frescor tan deseado en las horas en las que el sol demuestra todo su ardor como astro de fuego. 
Una ola de calor asola el mediterráneo y nos cobijamos debajo de la pasarela de la piscina, prestando atención a que no nos caigan gotas de agua de vez en cuando sobre nuestros enseres personales, especialmente los móviles que ya forman parte de uno de nuestros objetos más ansiosamente controlados y buscados. Somos seres digitales. Obviamente es un lugar húmedo puesto que encima hay una piscina y siempre se escapa algo de agua de los que han elegido esa forma de refrescarse. 
Debajo de la pasarela de la piscina también descansan entre enormes bolsas llenas de vestidos exhaustos inmigrantes de piel negra, en su mayoría venidos de Senegal y Nigeria.
El ser humano es un ser sociable por naturaleza y es inexorable no establecer conversación con el vecinoo de toalla. 
En estos difíciles tiempos de sociedad jerárquica, ya sea bajo un sistema comunista o bajo uno capitalista, en la que en la cúspide se sitúan las grandes multinacionales y la alta financiera internacional judía-americana, que involucran a gobiernos y organizaciones no gubernamentales, no controladas y desembocando irremediablemente en corrupción, el pueblo que se va situando dentro de esta estructura piramidal de más a menos, según el grado de adquisición económica de cada uno, hablaba evidentemente de cómo ha cambiado el estilo de vida de cada uno de los que estamos en la posición de abajo desde que en el 2008 se hiciera pública la crisis económica mundial. 
Una mujer negra del Senegal ataviada con un turbante rosa y un amplio vestido rosa pálido trataba de dormir apoyando su cabeza en un gran saco repleto de vestidos que vende ilegalmente en esta zona de la Riviera Ligure. "Hoy he conseguido vender un vestido- nos decía - así que por lo menos tengo para pagar el billete del viaje hasta Campo Ligure, pueblecito de montaña donde vive junto con su marido y dos pequeños hijos. 
"¿Qué problemas asolan al Senegal para que tengáis que huir de vuestro país? ¿Cómo funciona el gobierno? ¿Y la propiedad privada? ¿Hay materias primas?" le pregunté poco a poco mientras iba respondiendo en un lenguaje italiano sin frases bien estructuradas pero perfectamente inteligible. "Allí en Senegal en el sur tenemos tierras muy verdes para cultivar, pero todo está en manos del Estado y de los grandes latifundistas, el resto somos muy pobres y no solo no tenemos acceso económico a adquirir una propiedad privada sino que ni siquiera nos venderían un pedazo de tierra. Al Estado le interesa vender a los grandes latifundistas y a los chinos que nos explotan a los nativos en Senegal para obtener grandes beneficios. Quien más tiene más quiere" Termina diciendo la cansada y gruesa señora que cuando se le pregunta por las guerrillas en su país, por la religión o las ONG prefiere mantenerse en silencio y que sea el sonido del mar el que borre esos conceptos como las olas disipan las huellas de la arena.

Texto: M.L.
Fot: M.L.


domingo, 10 de junio de 2018

INSTANTES RELAJANTES


Unos adolescentes juegan al balón
Unos niños se divierten entre olas
Una atractiva chica digita whatsapps
Una ansiosa madre vigila a su hijo
corriendo entre bañistas
Una pareja de enamorados junta discretamente
unos cuerpos tumbados en vistosas toallas
ungidos con aceites y cremas solares.
Observo instantes felices,
huellas de vida que serán borradas
por el oleaje del inexorable pasar del tiempo.
M.L.
Sombras y luces
despiertan mis sueños
en el amanecer;
el alba bosteza
abriendo a un nuevo día los ojos.
Feliz jueves.
M.L.

martes, 22 de mayo de 2018

SAGRA DEL PESCE A CAMOGLI. FIESTA DEL PESCADO EN CAMOGLI.


Camogli (Italia), 13 de mayo 2018


Camogli es un pueblecito de pescadores situado en la región de la Liguria en Italia, bañado por las templadas aguas del mar Mediterráneo. En este rincón del "Golfo Paradiso", un abanico de casas de colores se abre justo frente al mar. Lujosos restaurantes dan de comer a turistas, en su mayoría nórdicos y japoneses que vienen, como casi todos los habitantes de países y regiones de climatología fría en busca de luz, sol, color y desconexión de la ajetreada vida de las grises ciudades.
Camogli tampoco se libra de los estragos que está produciendo el cambio climático en nuestro planeta, y ahora "se pasa de golpe de un invierno exageradamente lluvioso y frío a un calor africano", como se lamentan los camoglieses en dialecto genovés de vocales cerradas; el nivel de humedad es siempre muy elevado, típico de las zonas costeras. 
Ni qué decir tiene que aquí el pescado goza de un valor especial, puesto que ha sido y es la principal materia prima con la que trabajan y de la que viven, convirtiéndose a su vez en el eje de la economía de las familias de Camogli. 
El trece de mayo, día del patrón de los pescadores "San Fortunato", se celebra la famosa "Sagra del Pesce", es decir la fiesta del pescado, que en el actual año 2018 ha congregado en su 67ª edición a vecinos y turistas venidos de otras regiones italianas e incluso de otros países. Una larga fila de autobuses con todo tipo de comodidades, que va desde el cementerio hasta justo un cartel que anuncia que se entra en Camogli, presupone una masiva concentración de personas, por lo que las autoridades locales han desplegado un dispositivo de seguridad en toda la zona, con salidas de emergencia incluídas. 
El día transcurre soleado con intervalos nubosos, lo que hace que la festiva jornada sea más amena, puesto que un calor sofocante y pegajoso habría hecho que no se resistiera tantas horas en la calle. "Has venido preparada para el baño (el lazo de mi biquini atado al cuello me delata) pero a las cinco de esta tarde los meteorólogos han dicho que habrá tormenta con lluvias" me espeta un sonriente dueño de una tienda de objetos decorativos, y tal y como me lo dijo sucedió, pero la fiesta ya había transcurrido en total calma y  normalidad, dentro de un ambiente festivo y discreto al mismo tiempo. Así es la luz de Camogli en su cotidianidad los 365 días del año: festiva y discreta. 

ITALIANO.

Camogli é un paesino di pescatori situato nella Regione della Liguria in Italia, bagnato dalle temperate acque del mar Mediterraneo. In questo angolo del Golfo Paradiso, un ventaglio di case si apre proprio di fronte al mare. Lussuosi ristoranti danno da mangiare a turisti, nella maggioranza nordici e giapponesi che vengono, come quasi tutti gli abitanti di Paesi e Regioni di climatologia fredda alla ricerca di luce, sole, colore e stacco dalla stressante vita delle grigie città.
Neanche Camogli fugge dai cambiamenti climatici del nostro Pianeta e adesso "si passa repentinamente da un inverno esageratamente piovoso e freddo ad un caldo africano", come si lamentano i camogliesi in dialetto genovese di vocali chiuse; il livello d'umidità é sempre molto alto, tipico delle zone costiere.
Non c'é bisogno di dire che qua il pesce sia un bene prezioso, dato che é stato ed é la principale materia prima con la quale lavorano e della quale vivono, diventando a sua volta, il fulcro economico delle famiglie di Camogli.
Il 13 maggio, giorno del Santo Patrono dei pescatori, San Fortunato, si festeggia la famosa "Sagra del Pesce" che nell'attuale anno 2018 ha radunato nella sua 67ª edizione vicini e turisti venuti appositamente da altre regioni italiane ed addirittura di altre nazioni, infatti é considerato un evento nazionale ed internazionale. Una lunga coda di autobus con tutti i tipi di comodità all'interno, che va dal cimitero fino ad un cartello che annuncia l'ingresso alla Città di Camogli, presuppone una massiccia concentrazione di persone, per cui, le Autorità locali, hanno predisposto un dispositivo di sicurezza in tutta la zona, con delle vie di fuga incluse.
Il giorno trascorre soleggiato con degli intervalli nuvolosi, ció fa sí che la giornata sia piú gradevole e meno faticosa per restare all'aperto per delle ore. "Sei venuta pronta per il bagno (il laccio del mio costume visibile sul collo lo evidenzia) ma alle cinque di questo pomeriggio danno acqua", mi disse improvvisamente un sorridente negoziante di souvenir decorativi, e cosí come mi fu annunciato si verificó, però la festa era già trascorsa in totale calma e normalità dentro di un ambiente festivo e discreto allo stesso tempo. Cosí é la luce di Camogli nella sua quotidianità nei 365 giorni dell'anno: festiva e discreta. 


jueves, 3 de mayo de 2018

LA LLUVIA Y EL MAR


Paseo mojándome bajo la lluvia
sintiendo deslizarse las gotas
por mis mejillas como artificiales
lágrimas de un dolor seco y real.
Paseo mojándome bajo la lluvia
mirando a un mar enfurecido.
El Mediterráneo trata de arrastrar mi caminar,
encrespadas olas me gritan
con sus salpicaduras de agua salada.
Paseo mojándome bajo la lluvia
lo mismo que nado mojándome en el mar.
M.L.P.

domingo, 22 de abril de 2018

ANAFÓRICOS VERSOS. VIAJO.


Viajo para volar con las alas de la libertad,
viajo en busca de una vacía plenitud,
viajo para huir de la anímica esclavitud,
viajo en compañía de la discreta soledad.

M.L.P.