viernes, 15 de diciembre de 2017

PARAÍSO EN EL INFIERNO PARTE I





A veces es una cría, otras un demonio, otras un ángel, pero sobre todo y ante todo es una adicta a las emociones de la vida terrenal. Tiene mucho peligro, lo sabe ella y lo saben todos los que la rodean, parientes, amigos y amigas, hasta desconocidos que no saben cómo reaccionar ante su mirada y sus gestos con un toque intimidatorio. Así es Clara, como su propio nombre indica, transparente; aunque tenga una imagen capciosa debido a sus múltiples personalidades, levantisca, dúctil, es una montaña rusa en una sociedad que enarbola felicidad, sonrisas, solidaridad, linealidad, todo aquello que está bien visto, pero pobre sociedad, está hendida por la bayoneta del desdoro.
Clara quiere vivir sus emociones sin que nada ni nadie se las frene, es una especie de Amélie Pouline, una adicta a los placeres que pasan inadvertidos ante otros seres que necesitan que su adrenalina se dispare, como por ejemplo tirándose por un puente sujetos a unos arneses. Clara piensa, que eso que se denomina “puénting” es una gran estupidez puesto que la vida nos pone en bandeja simples goces que sólo hay que saber apreciarlos y sentirlos. Clara observa no mira, Clara intuye no supone, Clara es emocionalmente muy intensa por eso no necesita lo que otros para que su adrenalina tenga un subidón.

Una noche, Clara, se sintió intrigada por entrar en el infierno, para ver si realmente, aquello era más placentero que ver peces de colores bajo las aguas del mediterráneo. Llegó a las puertas del averno acompañada de otra persona que era muy similar a ella, quizás esto le dio confianza. Nada más entrar había una señorita o señora, poco importa su estado civil, que les pidió cincuenta pavos por adentrarnos en el mundo de las tinieblas. Clara siempre había pensado que en el infierno hacía calor, pero ¡cachis! los diablos también deben de sufrir pobreza energética porque la temperatura no era muy calentita. Había muy pocos demonios aún, viven bien entrada la madrugada y la luz del día les hace daño a las pupilas.
Clara estaba fascinada; la oscuridad iluminada de forma intermitente por luces que no eran precisamente las que adornan las calles en Navidad, le divertía ver gente variopinta, lo que Clara vivió después fue una tragicomedia, risas, llanto, diversión, perplejidad…en el siguiente capítulo veréis cómo Clara se lo pasó en aquel paradisíaco infierno. (CONTINUARÁ).

M.L.P.

viernes, 1 de diciembre de 2017

LA GAVIOTA VUELA BAJO

La gaviota vuela bajo
sobre encrespadas emociones
anunciando una relación que no cuela. 
La gaviota vuela bajo,
planea entre turbulentas sensaciones,
vomitando inseguridades,
llorando tempestades;
la gaviota vuela bajo,
casi tocando grises nubes
rellenas de lágrimas 
no derramadas por la sequía
de la indiferencia y la apatía.

M.L.

domingo, 19 de noviembre de 2017

EL SOL Y LA LUNA, EL NUEVO DÍA.


La luna se sostiene
sobre el infinito de estrellas
brillantes y soñadoras,
diamantes que engalanan 
a la noche vestida de largo,
nunca el sol a la luna retiene,
ni de la luna rayos de calor emanan,
el sol elegante, la luna provocadora,
dan a la luz un nuevo día.

M.L.


martes, 14 de noviembre de 2017

REFLEXIONES DE MEDIA NOCHE.


Hoy me han dicho que parece que tengo rencor a la vida, si entendemos por vida mi existencia como ser vivo en un lugar pues sí, a veces he sentido resentimiento hacia mi propia vida, es un sentimiento irracional, un primigenio impulso el que te lleva a este rencor pero que tiene su raíz en las profundidades de la psique de cada uno, esa dimensión que desconocemos y que algunos tratan de investigar como si fuera un vestigio de alguna época faraónica. La sociedad actual, sumergida en un mar de hipocresías y debilidades, aparentemente fuerte pero que se sustenta frágilmente en el borde de un abismo, se alimenta y se nutre del ego, por lo que ese rencor sigue creciendo porque no vemos más allá del yo, y no enfocamos al otro y ese otro no ve más allá de sí mismo. Hay muchas herramientas para poder contemplar la realidad en tres dimensiones pero la sociedad tiende a observar de manera unidireccional por lo que la tecnología avanza mientras el ser humano retrocede en todos los ámbitos en los que se mueve. 

Falta el coraje de la humildad, falta dar las gracias, pedir perdón, todas esas formas de cortesía que deberían ser la base de cualquier relación humana y sobra tanta soberbia que ciega nuestra perspectiva de lo que realmente somos y hacemos.

ITALIANO
Oggi mi hanno detto che sembra che io abbia rancore della vita, se per vita intendiamo la mia esistenza come essere vivente in un luogo, allora si, ci sono delle volte che ho sentito risentimento verso la mia vita, si tratta di un sentimento irrazionale, un primitivo impulso che ti porta a questo rancore ma che ha la propria radice nelle profondità della psiche di ognuno di noi, questa dimensione che non conosciamo e che alcuni cercano di investigare come se fosse un reperto di qualche periodo faraonico. La società attuale, sommersa in un mare di ipocresie e debolezze, apparentemente forte ma che si sostiene sul bordo di un abisso, si alimenta e si nutre dell’ego, perció questo rancore continua a crescere perché non vediamo piú in là dell’ IO, e non focalizziamo il prossimo mentre l’altro, a sua volta, non vede piú in là di se stesso. Ci sono attrezzi per poter contemplare la realtà in tre dimensioni però la società tende a osservare in maniera unidirezionale verso i propri interessi, quindi, la tecnologia avanza mentre l’essere umano indietreggia in ciascun ambito che lo compone. 
Manca il coraggio dell’umiltà, manca dire grazie, buongiorno, chiedere scusa, chiedere permesso, mancano le forme di cortesia che dovrebbero essere alla base di qualsiasi rapporto umano, e avanza tanta arroganza che accieca la nostra percezione di ció che veramente siamo e facciamo.

M.L.

viernes, 10 de noviembre de 2017

TODO PASA


Quiero ser tu almohada
y empaparme de
esos pesarosos diurnos
pensamientos.
Quiero que me abracen
tus oníricos sentimientos
ahora que duermes,
ahora que ya todo pasó,
porque no hay nada irremediable
descansamos entrelazados,
esperando las primeras noticias
de un alba que dejó atrás
el caos y el ocaso del día anterior.
Hoy empieza uno nuevo,
y los nuevos días,
siempre traen otra oportunidad.

M.L.


domingo, 5 de noviembre de 2017

Así es el otoño



Así es el otoño...

El otoño cruje sobre
una dorada alfombra
tejida con caducas hojas
de las que el estío extrajo sombras,
bajo las que esporádicos paseantes
ahora dejarán sus huellas,
abrigados por un sol
con destino a enmudecer
los rayos brillantes y ensordecedores  
del bullicioso verano,
en el mutismo de decaídos atardeceres.
Así es el otoño,
con su gama de anaranjados colores.

M.L.



lunes, 30 de octubre de 2017

Llora el cielo

Llora el cielo gris,
verdes pinos clavan su punta
en lagrimales cargados de ardor;
mantos de agua ondean
entre los verdes pinos,
perfumes que oxigenan
los pulmones de esa atmósfera
inexorablemente envuelta de vapor.

M.L.