domingo, 13 de agosto de 2017

La brisa del mar
ya no me acaricia,
la brisa del mar
ya no me despeina,
la brisa del mar 
ya no me susurra al oído,
la brisa del mar 
ya no me mima,
la brisa del mar
se fue y no sé
si algún día se lo perdonaré.
La brisa del mar 
es salada 
y ondea vital 
entre el algarabío mundanal.

M.L.

No hay comentarios: