viernes, 21 de abril de 2017

DESTRUCCIÓN Y CONSTRUCCIÓN.

La destrucción es más rápida que la construcción porque destruir es demoler, acabar de un plumazo con la efímera y sutil existencia, mientras que construir es idear, pensar y crear algo que aún no tiene ni espacio ni tiempo ni forma alguna que lo defina, podría ser como ir encajando las piezas de un puzzle, y siempre es más fácil desmontarlo que hacerlo.
La destrucción explota por la bomba del odio, pero el odio cansa, en cambio, en los cimientos de la construcción hay amor y amar da estabilidad a todo aquello que se va a crear.
Destrucción y construcción son dos conceptos opuestos, antagónicos como el odio y el amor. Se odia cuando se es frágil, débil, quebradizo como la hoja seca de un árbol, se ama cuando se es tierno y la ternura es fortaleza, como la raíz de una flor en primavera.

M.L.

No hay comentarios: