miércoles, 20 de agosto de 2014

EUROPA....MORTE TUA, VITA MIA.



Ya es costumbre desde hace años ver guerras en Oriente Medio; es como si desde mi lejanía oyera el estruendo de bombas que envuelven de pegajoso olor a sangre a niños, ancianos, mujeres y hombres que miran con desorientados y desconfiados ojos a una realidad que por desgracia no es ficción.
Las sanguinolentas guerras las vivo en la distancia, y hace años que van erosionando una sensibilidad que puede ser dulce y hermosa, pero también cruel, y se encoleriza muy súbitamente...quizás sea un poco como la mar.
En Europa, muchos gobernantes no son humildes, por tanto son vergonzosos y sin orgullo verdadero. La corrupción es el principal ingrediente de una comuna que no tiene nada en común y en la que cada vez hay más diversidades entre los más poderosos y los más pobres.
El euro, esa moneda que escasea en la mayoría de los hogares y que desde que llegó cada día es un nuevo día en el que lo mejor es tener suerte, no cuenta lo exacto ni preparado que seas.
En España, e incluyo Cataluña y País Vasco, puesto que las costumbres son españolas, allá cada cual con sus sentimientos, yo me siento genovesa, los horarios distan mucho de los otros países europeos, prácticamente cuando aquí merendamos allí cenan...por lo que las relaciones comerciales son bastante difíciles.
Estoy harta de toda esta mentira europea que está montada como un castillo de naipes del que comienzan a caer los pilares que sustentan una sociedad que enferma a sus ciudadanos. 
Basta Europa, basta, basta con estas leyes ridículas de inmigración, acabaremos "morte tua, vita mia"....

No hay comentarios: