jueves, 14 de noviembre de 2013

ABSURDA VIDA TERRENAL



Soy muy atrevida en ciertos casos, no temo a cosas que debiera y me dan miedo nimiedades como la oscuridad, los espacios abiertos, los espacios cerrados, y la misma vida ya me tiene cansadita. Me siento misántropa en algunas ocasiones, en otras adoro a todo el mundo. En mi vida no hay término medio. Blanco o negro. Quiero vivir o deseo la muerte. Me gustan las emociones fuertes, me aburre enormemente la paz interior y el equilibrio emocional. No controlo mis emociones, se me desbordan y a veces autolesionarme me calma, es una forma de ir acabando con el sufrimiento más profundo que no se ve aparentemente. 
Hay mucha gente que tiene un gran coraje y muchas ganas de vivir, aún teniendo muchas limitaciones físicas. En mi caso estoy, por ahora, físicamente perfecta, pero sufro con asiduidad, es un dolor agudo en el pecho, sobre todo por las mañanas. La existencia se hace larga así, tengo 38 años y me he pasado la vida buscando en los hombres la figura de un padre que fuese todo lo contrario al mío, puesto que mi progenitor aunque con buenas intenciones ha sido un desastre. Mi madre se fue hace muchos años y me quedé con un padre conflictivo en sus relaciones sociales, siempre más dependiente de mi, sobre todo en un sentido emocional. Siento una enorme carga sobre mí, no puedo más, se me hace larga la vida, tengo casi 40 años y ya considero que he vivido suficiente, por mí, se podría poner un stop hoy mismo y acabar con todo. He vivido una pequeña porción de vida, pero suficiente para una persona que sufre. ¿No tengo coraje? Puede, pero me canta una mala hostia que pobre de mi enemigo. Sí, sí tengo coraje, y lo tengo incluso para decidir por encima de Dios hasta dónde quiero seguir con la absurda vida terrenal.

3 comentarios:

SmallTour dijo...

Carinyete, em sap greu llegir-te aquestes coses. M'agradaria poder estar al teu costat i compartir amb tu aquesta absurditat de la pau interior, i enriure-nos i enfotren's-en. Sé que això no és possible de cos present, però si d'esperit. Hi crec molt en la presència dels amics en la distància perquè he après a sentir i, per què no dir-ho, a donar les paraules com carícies. Sovint he sentit les teves, i m'han agradat molt. Deixa'm acaronar-te una mica i sent la meva carícia com una contribució humil al guariment de les fiblades que sents.

Ets una noia preciosa, bonica per dins i per fora, i no et mereixes ni un xic de buidor en la teva vida. Ens deixes, als teus amics, omplir-lo una micona?.

Pel que bonament et pugui oferir, potser en la distància, aquí tens una persona que t'aprecia.

Una abraçada gran, pel costat del cor, de 60 segons com a mínim :)

Victor

Mercedes Lázaro dijo...

Gràcies Victor, mentre et llegia he pogut sentir la teva carícia en forma de paraula. Gràcies pel teu costat, que encara que sigui en la distància és més present i viu que molts que tinc a prop. UNA ABRAÇADA

SmallTour dijo...

Que bé !!!, em fa content el que dius. M'agrada llegir-te i m'agrada escoltar-te, la qual cosa tinc també plaer de gaudir tot sovint. Tens una veu molt xula, agradable i tendra, que aporta molt de sentiment, precisament, sobre la pau interior.

Et desitjo que continuïs amb aquesta força i aquesta capacitat de comunicar que tens.

Àpali :)... (m'agrada aquesta expressió teva, que ja molts ens hem fet nostra), ens veiem pels "puestus", com diem al meu poble.

Va aquesta abraçada !!!