jueves, 26 de septiembre de 2013

LA INSEGURIDAD ASEGURADA



Vivimos en una sociedad en la que la publicidad nos bombardea con seguros para todo, para la casa, para el coche, seguros de vida, de enfermedad, para vivir una senectud más tranquila, la alarma por si entran ladrones...pero de forma paradójica y al mismo tiempo, todo es mucho más incierto e inseguro. Las dudas y las lóbregas incertidumbres proyectan sus sombras en nuestro sistema nervioso central, acosado por psicofármacos, para difuminar unas preocupaciones que son el principio de un círculo vicioso. 
Somos mucho más inseguros, más insaciables, pero las cosas empiezan a cambiar. La crisis económica por la que estamos atravesando quizá sirva para ayudarnos a valorar conceptos olvidados en el cajón de los recuerdos. La explotación ha cambiado de formato pero sigue existiendo porque en esta sociedad el precio no es el valor de las cosas materiales ni de la fatiga de los trabajadores, aunque es una época en fase terminal. Nos esperan años en los que mucho me temo que poco podrán hacer nuestros seguros para una inagotable inseguridad asegurada.

No hay comentarios: