sábado, 23 de febrero de 2013


Conocí la pasión,
fue come un ciclón,
llegó sin avisar.
No estaba preparada,
mi estabilidad estaba desgarrada.
Del mismo modo se marchó,
sin entrar salió.
Fueron días felices, 
de color de rosa-rosae.
Amor prohibido, 
fue deseado y pasional,
hasta que la decepción 
enseñó sus dientes
y acabó con el vendaval 
antes de carnaval.
No aprieto un botón 
cuando me enamoro,
no desenchufo un cable 
cuando el amor duele,
el corazón de pantallas táctiles carece
de teclas y de botones, el corazón, 
mi corazón reacciona
como un guerrero cuando sufre
y el dolor va más allá de lo soportable.


No hay comentarios: