miércoles, 23 de enero de 2013

¿Hablas con alguien?
Perdona por desconfiar,
perdona mi media sonrisa reticente,
perdona que a veces no me pueda aclarar,
me persiguen dudas existenciales,
sombras banales.

Te necesito a mi lado,
por eso revoloteo a tu costado.
De comunicación tenemos muchos canales,
pero sólo uno nos unirá para siempre,
la condena de un inexorable destino
nítido como la luz de este camino
que recorremos hasta el fin de las últimas voluntades.

No hay comentarios: