miércoles, 10 de octubre de 2012

GUERRA

Octubre del 2012. España. Lo que oficialmente se denomina como "urbanismo", es decir, la reconstitución práctica de una especie de unidad se tambalea como el equilibrio de un borracho en el momento cúspide de intoxicación por etanol.
Suelen decir que cuando la crisis entra por la ventana el amor sale por la puerta o viceversa, no lo recuerdo exactamente, pero ésto debe de ser lo que ha ocurrido en este país. Podría seguir recordando frases populares que encajarían en el contexto, como que "éramos pocos y parió la abuela" pero la gravedad de la situación hace que escriba en un tono más serio pero sencillo y directo.
Las fuerzas políticas y las fuerzas sociales parecen ir por separado en esta sociedad, lo que está provocando una desestructuración de lo cotidiano. 
Hago referencia a los sentimientos de independencia que han brotado con vigor en Cataluña y a la corrupción política . La democracia es un legado que nos dejaron los griegos, pero ya avisaron: ¡ojo!, la democracia al final se pudre y termina en oclocracia. 
La cultura se descompone después de una escisión interna, todos saldríamos perdiendo con la independencia de los catalanes, pero ante todo el pueblo catalán, puesto que por encima de este brote patriótico planea la intelectualidad sutil .Estamos viviendo una mutación difícil en el curso de la cual los antiguos valores han sido inconsiderados y prematuramente oscurecidos. 
El conjunto es poco coherente, chirría y tropieza, pero sigue avanzando. 
El oprobio de la guerra se alimenta de las partes más bajas de la sociedad, de la vulgarización, de los retruécanos de un gusto dudoso, de los juegos bastante groseros, de la cultura para las masas, creo que estamos viviendo una verdadera guerra sin bombardeos, aunque, tal y como pinta la cosa, quizás empiecen a llamar a filas y a más de uno le pille sin haber hecho la "mili". Esperemos que mis ojos no envejezcan viendo una guerra, que como todas las guerras, sería inútil e innecesaria.

No hay comentarios: