domingo, 14 de octubre de 2012

CAOS



No entiendo demasiado la situación caótica que vivimos. Estamos ya a mediados de octubre, el tiempo vuela como se suele decir. Viajamos hacia la estación del año en la que la oscuridad se presenta antes cada tarde, como si tuviera prisa, caminamos hacia la época en la que los ciudadanos que trabajan la tierra comenzarán a contemplar de buena mañana, paisajes de campos helados y yermos.
El aplomo y la compostura se esfuman del comportamiento humano como la niebla en una mañana soleada. 
Casi nadie reconoce sus propios errores en una sociedad gobernada por mandatarios impíos, arrogantes, codiciosos y corruptos que se quitan y ponen cargos públicos igual que la amabilidad, como si se tratara de una capa.
La gente joven, bien educada, preparada, humilde e inteligente,  resulta excesivamente mundana para dirigir con ojos brillantes que contemplan con desconfianza el mundo.
Se podrían solucionar muchos problemas si los que mandan actuaran de manera decidida, clara y transparente pero no subrepticia.
Mientras tanto veo a una España con el rostro marcado de arrugas a causa de las preocupaciones.

No hay comentarios: