sábado, 22 de septiembre de 2012

PENSAMENTS FURTIUS.

Ahora que está de moda lo las independencias y que el tema va cogiendo peso, creo sinceramente que la vida no es tan triste como pensaba. 
En todo caso, la gente finge mucho. La vida es un auténtico espectáculo, una comedia donde los intérpretes somos los seres humanos. Lo extraordinario es que la comedia se realiza con total impunidad. Todo el mundo trata de hacer ver a los demás que es el mejor, no hay más que dar una ojeada a la literatura moderna, todo es yo, yo, yo y yo. 
Respecto al tema de la independencia, más de uno vendería su sentimiento patriótico por un puesto de trabajo o por mantener el equilibrio del que ya tiene.
El ambiente es pues, completamente amoral; si al menos intelectualmente fuese superior al de épocas pasadas, podríamos decir que hemos evolucionado culturalmente, el problema es que los intereses de la población no giran precisamente entorno al mundo de los cafés literarios, de las charlas sobre ciencia, química, historia. Los acontecimientos más destacados son el fútbol, la tortilla de patatas, el alioli (que por cierto engorda muchísimo) y las banderas correspondientes a cada sentimiento patriótico. Hay poca gente que sepa muchas cosas y hay mucha gente que sólo sabe lo que le conviene en cada momento y circunstancia, no saben no contestan. No se navega por la vida con cierto gusto del riesgo como antaño, ni se juega el todo por el todo con la mayor facilidad. Ahora se navega en base a la velocidad del adsl que se tenga instalado.




2 comentarios:

SmallTour dijo...

M'ha encantat. Me'l deixes copiar al català citant la font ??? :P

Mercedes Lázaro dijo...

Oi i tant Victor, tot teu!!!