miércoles, 16 de junio de 2010

LA VIDA ES VIDA


LA VIDA ES VIDA

Gozar de las cosas simples es un verdadero placer, poder disfrutar de la vida es un privilegio. Salir a la calle es como asomarnos a una ventana indiscreta, si nos fijamos bien podemos ver un amplio abanico de situaciones: gente que sale a la compra, que va al trabajo, que se pelean o que hacen las paces, una pareja de enamorados furtivos que busca un rincón discreto donde cogerse de la mano o un exhibicionista debajo de una gabardina intimidando unas cuantas féminas pudorosas. Si seguimos observando con atención podremos captar la mano de un hábil delincuente introduciéndose sigilosamente en el bolso de una débil anciana o de una joven distraída, mientras una patrulla de la policía da vueltas a la rotonda ajena a la fechoría. Todas éstas son situaciones o circunstancias que nos podemos encontrar día a día en nuestras ciudades, si caminamos confundiéndonos entre la multitud y con los ojos clavados en el infinito absoluto de la nada y nuestro cerebro absorto en la próxima tarea que tenemos que llevar a cabo nos perderemos un sinfín de situaciones que florecen en las urbes como las margaritas o tulipanes en el campo.
Hoy he salido a comer con unas amigas, Laura y Ioana, la lluvia manaba del cielo gris oscuro con una fuerza incesante pero no eramos simples seres empapados debajo de tres paraguas (el mío se cerraba y abría intermitentemente debido a un fallo mecánico), nos íbamos fijando en las situaciones que nos rodeaban y sobre todo nos envolvía la alegría de vivir la vida, de sonreir a la lluvia y a los paraguas defectuosos, en definitiva, estábamos sonriendo a la vida, y es que aquello de "al mal tiempo buena cara" es una gran verdad o como dirían en Italia con una expresión rural "sante parole". Se puede disfrutar de un día de lluvia, no hace falta un crucero por el mediterráneo para descubrir que la vida es vida.


No hay comentarios: